Mención especial en Poesía XIX Bienal José Antonio Ramos Sucre Cumaná 2013

sábado, 7 de agosto de 2010

Comentarios sobre De profundis, de Oscar Wilde


Definitivamente París no es el lugar para leer una de las más hermosas obras de este genial autor. Sin embargo, allí murió y allí está su tumba, en el Cementerio de Pére Lachaise, una tumba que las autoridades tratan de proteger en vano de los marcadores de los cientos de visitantes que quieren escribirle algún extracto de su obra, dejarle algún recuerdo, palabras, flores o hasta tickets de Metro. Y digo que no es el lugar más adecuado porque la gran intensidad del texto oscurece el cielo de verano de la hermosa ciudad.
De profundis parece ser la carta más hermosa que un escritor le haya dirigido a otra persona, a Lord Alfred Douglas, pero es mucho más. Es un análisis increíble del alma humana. En ella Wilde desmenuza las amarguras de la existencia mientras estaba en prisión de trabajos forzados en Londres. Allí fue a parar condenado en una serie de juicios que él mismo inició en contra del padre de Douglas, "Bosi", como era llamado. No es un lamento sino una recurrencia del pensamiento sobre las debilidades humanas, la mayor de ellas: el odio.
Nos recuerda que el odio ciega a los hombres y que no le permite ver la realidad de las cosas, sino sólo el  "reducido jardín de sus deseos cotidianos".
El mundo de la imaginación, de la creación,  están vedados para las almas que sólo viven de odio. El amor es lo único que puede "leer en las estrellas más distantes", dice Wilde. Y el conocimiento de uno mismo, de su propia alma.
Algunos de sus biógrafos dicen que sufrió mucho en la cárcel, pero que de ella salió sin resentimientos. De profundis es un testimonio del tremendo proceso de transformación que vivió en los dos años en los que estuvo preso.
En estos días en Caracas tuvimos la suerte de ver la representación de "Actos indecentes", de Moises Kauffam, sobre los juicios a Oscar Wilde, una magnífica obra que pone de relieve el tema de la intolerencia.

 Algunas citas de varios aspectos de De profundis:
-Estar completamente libre y hallarse al mismo tiempo sujeto al dominio de la ley, he aquí la paradoja eterna de la vida humana, vivida por nosotros en cada momento.
-El dolor es una herida que sangra en cuanto la roza cualquier mano que no sea la del amor, y que sangra, aunque ya sin sufrir, cuando ésta la toca. Donde hay dolor es un lugar sagrado. Algún día comprenderá la Humanidad lo que esto significa. Hasta entonces nada se sabe de la vida.
-En el arte, la verdad está en la concordancia de un objeto consigo mismo;en que lo externo se convierta en expresión de lo interno, el alma en carne, y en que el cuerpo se halle animado por el espíritu. Y por eso no hay verdad comparable a la del dolor...(...)...Los mundos están hechos con dolor, y sin dolor no puede nacer ni un niño ni una estrella. Y aún más, el dolor guarda en sí una realidad de extraordinaria intensidad
-Qué trágico es pensar que pocos son los hombres que se hallan en posesión de su alma antes de su muerte. Emerson dice que "nada hay más raro en un hombre que una acción voluntaria". Esto es una gran verdad, pues la mayoría de las gentes son distintas de ellas mismas. Piensan con las ideas de los otros; su vida es una parodia y sus pasiones son remembranzas.
-Quien posee un temperamento de artista acompaña al Dante en el destierro, y aprende qué salado es el pan ajeno, que escarpadas son las gradas de su ruta y aun logrando por un momento la serenidad de Goethe, sabe muy bien que Baudelaire le gritó a Dios: Ah! Seigneur! donnez moi la force et le courage/ De contmpler mon corps et mon couer sans dégout! -
-No tengas miedo alguno al pasado. Si los hombres te dicen que el pasado no se puede cambiar, no los creas:el pasado, el presente y el futuro para Dios, ante quien deberíamos esforzarnos en vivir, no son sino un instante...(...)...Y las cosas son igualmente lo que nos place que sean. Lo que son depende del modo como las contemplemos.
Posted by Picasa

3 comentarios:

Blanca dijo...

Hola.
Más allá del dolor...el dolor mismo.
El extracto, sustancial, muy acorde con los tiempos que vivimos.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

.... Y SERA QUE LA UNICA VIA PARA EL DESCENSO , PARA ENCONTRARNOS CON EL ALMA DE NARICES ES EL DOLOR?

Anónimo dijo...

Buen comienzo