Mención especial en Poesía XIX Bienal José Antonio Ramos Sucre Cumaná 2013

viernes, 3 de enero de 2014

Acerca de la ilusión

De: El paso del retorno
de Vicente Huidobro

Oh mis amigos aquí estoy
Vosotros sabéis acaso lo que yo era
Pero nadie sabe lo que soy
El viento me hizo viento
La sombra me hizo sombra
El horizonte me hizo horizonte preparado a todo

La tarde me hizo tarde
Y el alba me hizo alba para cantar de nuevo


No, nadie sabe nunca quiénes somos. Sólo existimos en la ilusión. 
La tarde me hizo tarde, y la sombra sombra, y el viento me hizo viento, y la palabra del otro me hizo su idea.
Volé de mí y de mis máscaras.
Y regreso con olor a olvido entre el cabello.
En la distancia entre mi boca que saborea un dulce en una pastelería del Barri Gòtic, de Barcelona, y la cúpula más alta de la Catedral, hay un universo entero de visiones sobre mi que cada pasante se hace, que cada ser que conozco me impone.
Y en ese espacio de mil gigas de información, puedo ser cualquier cosa. Acepto la ilusión de los otros porque sé que estoy hecha de ella. Soy la ilusión encarnada. Soy espejo, invento de los demás. Sin sus miradas, no existo.
La ilusión es la realidad más próxima que tengo, la única que me pertenece por entero, junto con la poesía. Soy como ella, etérea, cambiante, andante, disolvente, invisible. Puedo ser una y mil imagenes, una y mil mujeres, un gran poema o un poema menor que se olvide pronto, o que dejamos olvidado en el primer basurero del camino. 
Pero yo, que vengo de ninguna parte, que voy hacia ninguna otra, no aspiro a nada más. Me conformo con esta sensasión de saberme ajena, lejana, lejanísima, inalcanzable, (¿narcisismo puro?), me conformo con tropezarme una tarde a inicios de año con un poema de Vicente Huidobro, porque alguien con sus palabras me lo ha traido a la memoria, y quedarme con estos versos, estos simples versos, perdida entre ellos, disolviendo mi ajenidad, sobreviviendo la nada, la nada.


No hay comentarios: