Mención especial en Poesía XIX Bienal José Antonio Ramos Sucre Cumaná 2013

jueves, 9 de enero de 2014

Esta película es una excelente recreación de Un tranvía llamado deseo, de Tenesse Williams. Una relectura muy actual del siempre polémico Woody Allen, acerca de la incapacidad del ser humano de aceptar su realidad inmediata y entrar en mundos ilusorios, al punto de terminar viviendo en la psicosis, en el desvarío y la desconexión, en vez de tener el valor de asumir lo que le ha tocado vivir (y quizás volver a la sana necesidad, planteada por los antiguos griegos, de encontrar su ethos y aceptarlo, es decir, su "carácter", al igual que su destino, su pathos). O como diría Octavio Paz, la necesidad de respondernos a nosotros mismos la primera pregunta ontológica que nos planteamos desde siempre: "quién soy yo".
Hermosa la Blanchet en su papel de mujer de la alta clase social nuyorkina que ve su mundo desmoronarse por los malos negocios de su marido. Impecable su interpretación de la locata Blanche Du Bois y su profundo drama.

No hay comentarios: